Momentos del Grupo (Armando Bauleo)

Habiendo ya hablado en términos generales de una serie de cuestiones que son conceptos básicos dentro de la Escuela, hoy trataría de seguir: Primero, clarificándoles una serie de cuestiones planteadas, la vez pasada, sobre los diferentes períodos que atraviesa un grupo en funcionamiento, y después, tratando de estipular cierto tipo de proceso que se da dentro del aprendizaje grupal.

Habíamos dicho la vez pasada que lo que veíamos dentro de un grupo que comenzaba a funcionar era que sucesivamente iba pasando por diferentes períodos, es decir, que hasta que llegaba a un momento que podemos denominar de SINTESIS, el grupo pasaba por dos momentos anteriores que podemos denominar de indiscriminación y de discriminación.

De entrada, estos momentos van a tener una sucesión cronológica, va a darse uno tras otro: Primero, el de indiscriminación, después el de discriminación, después el de síntesis. Pero una vez llegado el momento de síntesis, cada uno de esos momentos anteriores puede aparecer bajo cualquier circunstancia y en distintas situaciones: o sea, que ya no van a seguir una sucesión cronológica. La aparición puede ser alternante y va a depender de condiciones internas y de condiciones externas, llamando condiciones externas al lugar, a las condicionas económicas; llamando condiciones internas a los integrantes del grupo, a la explicitación de la tarea.

El primer período – o sea, el de indiscriminación – es un período en el cual aparecen oscuros los objetivos del grupo. Si uno les pregunta, qué vienen a hacer o qué están haciendo, el grupo va a responder o a decir: “Estamos haciendo la tarea”. Pero ese decir es sólo una manera de racionalizar o de intelectualizar sobre la tarea, ya que no hay razones sobre la misma; es decir, que la conceptualización que se hace sobre los distintos elementos que pertenencen a la tarea, todavía no tienen asidero en la experiencia real del grupo.

Cuando cada participante interviene, lo hace del modo en que Asch denomina “Técnica del banquillo”, es decir, habla individualmente de grupos anteriores, de experiencias anteriores y uno tiene la sensación de que está hablando en el aire. Más, los otros integrantes del grupo lo observan o escuchan, no teniendo participación en el diálogo (que en realida es un monólogo), y cuando alguien participa lo hace en forma bi-personal, es decir, que ahí no está sentada la presencia del grupo en totalidad. Los roles aparecen con una significación prestada: ¿Qué quiere decir ésto?

Quiere decir, que el que está de coordinador, el que está de observador, como los que están de integrantes, están así porque así se dispuso de afuera, porque así se dispuso el grupo, pero todavía no hay apreciación del trabajo de cada uno, de que a cada rol le corresponde un trabajo y como ese trabajo que a cada rol le corresponde tiene su relación con la tarea. De todo esto, como ven lo que aparece claro es la relación o vínculo entre grupo y tarea. De todo esto, como ven lo que no aparece claro es la relación con el vínculo entre grupo y tarea; además la finalidad, los objetivos, aparecen todavía como algo no comprendido, solamente enunciado; y las indicaciones, señalamientos o interpretaciones del coordinador tienen que estar centradas en estos momentos en la relación entre encuadre y tarea. ¿A qué se le llama encuadre?

Encuadre se llama a las variantes fijas (tiempo, lugar, rol).

Cuando aparece el segundo momento – el momento de la discriminación – podríamos decir que aparecen los roles y la tarea. O sea, que lo que vamos a observar en este período es: Por un lado, un esclarecimiento de funciones, y por otro lado, un esclarecimiento sobre el tema. La tarea aparece explicitada, es decir, aparece por un lado para qué el grupo se reunió, pero por el otro lado comienzan a hacerse claras una cierta clase de aspiraciones y expectativas que los diferentes o el mismo grupo podría tener con respecto a esa reunión.

Además, es el momento en el cual más se van a dar las situaciones dilemáticas; situaciones dilemáticas que encontre acá en un viejo trabajo de Anzieu sobre el método dialéctico en los grupos restringidos y que muestra una serie de posiciones dilemáticas.

Las oposiciones entre los abstractos y los concretos, la oposición entre los personales y los impersonales, es decir, los que refieren las cosaas a sus experiencias y los que quieren hablar de las tareas sin involucrar las cuestiones personales.

La oposición entre los lógicos y los psicológicos; los lógicos serían los individuos que quieren ordenar el tema de una manera determinada, mientras que los psicológicos tratarían de dar realce a los contenidos vivenciales. La oposición entre los que podemos llamar prolíferos y los silenciosos: los prolíferos serían los que necesitan de hablar para poder pensar y que dentro de un grupo se oponen a los que necesitan del silencio para poder pensar.

La oposición entre los formalistas y los agitadores: los formalistas exigirían las reglas fijas de funcionamiento en un grupo, mientras que los otros, los agitadores, pedirían la discusión “a todo vapor”. La oposición entre los que se ocupan de los objetivos y los que se ocupan del método.

La oposición entre los dependientes y los independientes: Los dependientes serían los que necesitarían de la aprobación del líder, mientras que los independientes serían los que siempre se oponen a lo que dice el líder (en este caso el coordinador). La oposición entre el favoritismo y la camaradería, es decir, los que buscan ser favoritos del coordinador en un momento determinado y los que buscan centrarse en los distintos camaradas dentro del grupo.

Todas estas situaciones dilemáticas, o por lo menos que presentan características de dilemáticas tienen que ser revistas y revisadas de modo tal de poder mostrar como ambas oposiciones en realidad corresponden a términos de la tarea y lejos de excluirse forman en realidad la unidad de contrarios. En este mismo período es donde recien se pueden hacer claros los problemas de pertenencia al grupo.

Recien acá se puede empezar a estipular o a plantear el problema de pertenencia, de pertinencia, de cooperación, pues si se estipulan en el periodo anterior va a ser solamente una intelectualización pero no van a ser un comprensión por los integrantes de este tipo de postulaciones. Recien acá aparece la ansiedad ante la pérdida y la ansiedad ante el ataque. En el periodo de indiscriminación, lo que aparece es una ansiedad confusional. También en este período empieza a aparecer el problema de la emergencia.

Cuano ya entramos al período siguiente, o sea, el período de la síntesis, es cuando el grupo ya tiene acabado o más formado el código que necesita para hablar sobre la tarea; más los miembros del grupo ya se pueden ubicar y cada uno empieza a tener con respecto a los demás, una imagen mas acabada. Y a partir de este momento de síntesis, van a volver a suceder los momentos anteriores descritos, es decir, nuevamente pueden aparece el momento de indiscriminación o de discriminación, pero tienen una característica esencial de diferencia con la primera vez que aparecieron. En estos momento ya el grupo al tener una vivencia de período que ha pasado y que ha terminado, tienen la noción, la viviencia, la experiencia interna (como le quieran llamar), de que son sólo períodos; cuando aparecieron por primera vez se tomaban como “el todo”.Con esto les quiero decir que cuando por vez primera aparece la indiscriminación o luego pasan a la discriminaciópn, el grupo – y nosotros lo hemos visto -tiene características muchas veces desesperadas (vamos a llamarlas así, en términos dramáticos) de apuro, que tiene la sensación que de ahí no van a salir.

Una vez hecha la experiencia, ya habiendo pasado los diferentes periodos, cuando vuelvan a aparecer ya tienen otra significación y otro contenido, tanto para los integrantes como para el coordinador y el observador.

Además hay otro tipo de experiencia que es la experiencia de la verticalidad y de la horizontalidad. Es decir, que cada uno de los integrantes – aunque sea someramente – ha vivido como integrar su historicidad al presente de la tarea; y por otra parte, se ha empezado a armar la conciencia de la interacción, o sea, se empieza a comprender mejor la presencia y las ausencias de cada uno. Por ejemplo, pueden tener valor en el tratamiento que están haciendo del tema en una runión particular.

Este momento de síntesis o este momento final de estos tres períodos, ha sido el llamado momento de la productividad, el momento del insight; ahora vuelvo a marcar que es un momento nada más, y que luego nuevamente el grupo va a volver a los momentos anteriores; es decir, que la aparición de cada uno de estos períodos es necesario para el desarrollo y la evolución del grupo.

Por otro lado, como ustedes comprenderán, la aparición de cada momento de estos períodos va a tener significación completamente distinta para el grupo porque va a depender de las circunstancias de la situación, de la posición y cómo esté en ese momento el tratamiento del tema.

Lo otro que aparece y que es necesario ver es el problema del aprendizaje; o sea, qué vienen a aprender. Las preguntas que uno se puede hacer son por lo menos, las que yo me hice cuando quice pensar sobre el aprendizaje en el grupo. ¿qué es lo que el grupo quiere aprender frente a una tarea, y cómo se da el aprendizaje de la tarea en un grupo? Para hacer esto, tenemos primero que poner la tarea un poco como constante, como fija; o sea, tanto sea un grupo laboral, como un grupo de curación, vamos a dejar aparte la tarea, sabiendo desde ya que este es un defecto, pero es un defecto metodológico porque sabemos muy bien que la tarea forzosamente va a modificar el aprendizaje. Pero si queremos estudiar las variables del apredizaje dentro de un grupo, tenemos que permitirnos ver ciertas características generales que esa variable ofrece; por eso les digo, dejemos aparte la tarea, y veamos cómo se da el aprendizaje en un grupo.///

Un grupo se acerca a nosotros para tratar determinado tema, para trabajar determinado tema; así, tomando las dos preguntas anteriores podemos decir que mi hipótesis es: que un grupo vienen para aprender totalmente la ejercitación de la tarea y postula la palabra “total” porque es la que nos va a permitir seguir una doble línea.

“Total” vamos a tomarla por el lado de la fantasía, o sea, la fantasía omnipotente del grupo de aprender todo con referencia a la tarea, más allá de la posibilidad de sus límites, o mejor dicho, sin la apreciación de la posibilidad de sus límites.

En la fase de indiscriminación la confusión entre fantasía y realidad se da claramente cuando un grupo que viene a tratar la tarea, a las pocas reuniones trata como si ya la conociera, como si ya estuviera más allá de ella. Apareció que el quererla hacer es igual al haberla hecho; entonces uno se ve muchas veces en esos grupos que nos plantean en el momento en el cual están; se podría decir que están más allá de cualquier momento.

Claro que una vez que el grupo se pone en funcionamiento aparecen los límites reales. Los límites reales están dados por la instrumentación que ese grupo tiene y las técnicas que tienen que estipular para esa instrumentación. Es decir, que cuando el grupo toma conciencia de realidad, o mejor, cuando empieza a funcionar el principio de realidad en el grupo, este puede aceptar que como esta integrado sobre lo que está trabajando, tiene una instrumentación determinada y que frente a esa instrumentación se hace necesario proponer las técnicas que son útiles para ella.

Desde ya les digo que el mismo funcionamiento del grupo va a modificar tanto los instrumentos que tenga el grupo como las técnicas que ponga en funcionamiento.

La otra punta de “total”, la tenemos que tomar a través del podedr ejercer una acción totalizante sobre la tarea.

Es decir, poder emplear al máximo sus posibilidades instrumentales por un lado, y por el otro que esas posibilidades instrumentales hagan posible el hacer variar el trabajar en el sentido de poderle ver todas las facetas que esa instrumentación permite. Nosotros forzosamente vamos a trabajar tratando de que el grupo pase la primera connotación, si la puede cumplir; si entramos en esta segunda connotación, podemos decir entonces, que un grupo viene a aprender frente a una tarea cómo accionar, cómo verbalizar sobre ella y cómo emocionarse frente a la misma.

En el período de indiscriminación, sentimiento y verbo en la tarea aparecían no solamente con una no relación entre ellos, sino cada cual cumpliendo casi un funcionamiento aparte de los demás. Es decir, se hablaba más de lo debido, se accionaba fuera de los límites que correspondían, la emocionalidad desbordaba la tarea; esto nos muestra tres cosas:

Primero. Que cuando un grupo quiere enfrentar una tarea, quiere trabajar, es por que no solamente no la saben trabajar intelectualmente, no la saben tratar tampoco emocionalmente y frente a la tarea también tienen una inhibición de la acción y cuando digo una inhibición de la acción es en los dos términos, por un lado, de la paralización, pero por el otro lado también las conductas desenfrenadas. Esos polos hablan de inhibición de la acción, la acción real siempre es pensada.

Ahora lo que fuimos observando es que los grupos se ponían en funcionamiento, llegaban a la etapa de síntesis y podían aparecer tres tipos de distorsiones a nivel de la emoción, las distorsiones a nivel de la acción. Ustedes por experiencia vivida, verán que el grupo o el momento en el cual ustedes están en grupo, es un momento de suspensión de las cosas, es decir es un momento que se parece al movimiento de la abstracción; o sea, que se suspende la acción concreta sobre las cosas, pero lo que se ha visto es que muchas veces ese campo que era del “como sí”, se transformaba en el verdadero campo de acción. Nuevamente dicho, sería esto: Que los integrantes que estaban en los grupos aprendían a intelectualizar sobre la tarea, a hablar sobe la acción y a confundir este hablar sobre la acción con la acción misma; y fuera de la reunión grupal había una paralización de la acción. Entonces, lo que se veía claro es que había una confusión entre lo que se dice y lo que se hace, y se confundía al campo del “como sí” en el cual se desarrolla el grupo, con el campo real de las circunstancias exteriores. Claro, estos tienen que ver mucho con la ideología instrumental que está en juego. ¿En qué sentido?

En el sentido siguiente: Si yo creo que cuando un grupo se va desarrollando es igual que un chico, si tomo el grupo y para hacer así un ejemplo extremo, utilizo las categorías de Piaget, o sea, que va pasando de sensorio-motriz a representaciones simples a compuestas, a pensamientos concretos, de penamientos concretos a pensamientos abstracxtos, etc., voy ha pensar que la meta del grupo va a ser llegar a la posibilidad de un pensamiento abstracto; es decir, que yo estipulo. Además, el grupo lo va sentir a través de mis actitudes o interpretaciones – que ese es el logro – por lo tanto, el grupo va sentir como logro la intelectualización.

Aunque el logro pase por un período de indiscriminación nunca el grupo, un chico, más, hay elementos sensorio-motrices (las posturas, por ejemplo, del grupo), hay representaciones simples, puede haber pensamientos concretos y pensamientos abstractos; pero lo cierto es que, aunque esos elementos están incoherentemente armados, existen en el chico y se van armando ( por lo menos, dentro de la teoría de Piaget). Claro, esto nos lleva a la otra desviación, a la desviación de la acción, o sea, grupos que creen que tienen que actuar, que la demora es la pérdida de tiempo, que vienen a aprender solamente la actuación; y en el medio aparecen los que podíamos llamar los grupos de las experiencias personales, o sea, los integrantes que quieren trabajar en grupo, como si estuvieramos entre un grupo de amigos en el cual cada uno cuenta las vivencias de lo vivido y no sobre lo que tiene que aprender un grupo. ¿Con esto qué les quiero decir?

Con esto les quiero decir lo siguiente: que en un grupo uno tienen que aprender a conceptualizar sobre la tarea, pero además tiene que empezar a esbozar y a pensar y a trabajar modelos de acción sobre la tarea y además poder encuadrar la emocionalidad que correesponde a esa tarea. Si uno de estos tres elementos está escindido o está remarcado en el grupo, éste no va podido cumplir el principio por el cual se reunió, es decir, alcanzar las características totalizadoras frente a la tarea con la cual ellos querían trabajar.

Estas desviaciones dependen por un lado, de qué es lo que el grupo quiere lograr, pero por el otro lado – y forzosamente – intervienen en la ideología del coordinador que está trabajando con ese grupo; es decir, en los momentos en los cuales un grupo y vemos por qué fase o período está transcurriendo y cuales son los objetivos o metas y logros que se ha propuesto, podemos hacer una caracterización tanto del grupo por un lado, como del coordinador por el otro. Claro, los problemas que van apareciendo y que más de una vez aparecen, no es solamente por que alguien quiere hacerlo de esa manera; más, en lo que estoy tocando no hay sanciones morales; no les estoy diciendo si está bien o está mal; lo que tratamos de ver es una cosa: acuérdense de Goldmann, cuando planteó todo el problema de la conciencia posible, es decir, cuándo una información llega a un grupo. ¿Qué pasa?

Entonces Goldmann decía, que primero está directamente la información previa que tengan sobre esa información; segundo, están las características sociológicas del grupo; tercero, están las características psicológicas de los integrantes, cuarto, que sería el límite de la conciencia posible – es cuando el grupo se tiene que reestructurar para poder asimilar la información. O sea, lo que les venía contando hoy y todo esto que les estoy planteando es que eso es lo que vamos observando en los grupos y que no es tan facil de lograr; no aparece como ideal, no aparece como una cosa posible de lograr, pero más de una vez requiere muchas estructuraciones en un grupo, el poder manejar tanto los modelos de acción, como la conceptualización, como la emoción.

Ahora, las posibilidades de cambiar o no, del grupo, también van a depender de la técnica que ustedes utilicen. O sea que estas cuestiones que hoy les cuento a ustedes, y que a ustedes les va a hacer pensar en grupo, a nosotros nos hizo pensar también en la función que tenemos, es decir, hasta dónde distintas técnicas pueden tener como supuestos básicos determinadas ideologías que pongan al hacer sobre algunos de estos elementos, o sea, la acción, el verbo, o el sentir, escotomizando los otros. De ahí, que el problemas es doble para ustedes pero también lo es para nosotros.

—————-

(*)Clase dictada en el Curso de actualización y perfeccionamiento docente, Universidad Nacional del Nordeste, Argentina. Publicada originalmente en la revista Ilusión Grupal, UAEM, Cuernavaca, 1990

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *